TP&C. News

3B VIRTUAL 22-03-2017 Trump Wants Faster Growth. The Fed Moves for Restraint. By BINYAMIN APPELBAUM President Trump has said repeatedly that he is determined to stimulate faster economic growth. But the Federal Reserve sees the economy as nearing its maximum sustainable pace and plans to raise interest rates to restrain further acceleration.

lunes, 13 de marzo de 2017

DIOS NO ES COMO La gatita de Maria Ramos, que tira la piedra, y esconde la mano. EL DIOS DE UNA SOLA CARA.



EL Dios de una sola cara
GRACIA SOBERANA VS LIBRE ALBEDRIO




Por Juan Alberto Galvá



LA VOLUNTAD DE DIOS ES ESENCIALMENTE ABSOLUTA

Ahora bien, no es mi propósito reducir esta reconocida controversia a una fantástica narración de ficción, corriendo con ello el riesgo de convertir el proceder de Dios en un tema trivial, porque sin duda, no lo es. En esto lo mejor es mantenernos humildes, pero debemos evitar a toda costa ser simplistas. Indudablemente éste es un tema difícil y las implicaciones del mismo pueden llegar a ser bastante problemáticas, no pretendo que lo aclaremos todo. De hecho, lo que intento es mostrar que el tema es bastante oscuro y que es un error tratar de aclarar hasta el más mínimo de los detalles que entraña esta divina trama; pues todas las aristas que tiene el tema deberían llevarnos a esa sana conclusión. No pretendemos desentrañar la mente de Dios, pretendemos dar una teoría explicativa que sea consecuente con las Escrituras y con lo humanamente observable acerca del proceder de Dios.


La voluntad de Dios es esencialmente absoluta, pero muchos teólogos de dicen que no es así; dicen que Dios tiene, supuestamente, una voluntad “directiva” o “decretiva” y una voluntad “permisiva”.

Según ellos Entran dentro del campo de su voluntad “decretiva” toda clase de eventos que no dejarán de ocurrir bajo ninguna circunstancia, en tanto que en su voluntad “permisiva” ocurren hechos que El, simplemente deja pasar. O en otras palabras, se hace de la vista gorda. Sépase pues que, de entrada no me gusta este concepto que le atribuye a Dios ser como la gatita de María Ramos que tira la piedra y esconde la mano.

Pero todo lo anterior es una mera suposición, dado que Dios a nadie le ha dicho tal cosa. Toda esta teoría está basada en una serie de deducciones y suposiciones muchas veces diseñadas para “ayudar” a Dios; ayuda que El, sin duda, no nos ha pedido, y que la mayoría de las veces provoca más males que beneficios.

Eso no quiere decir que dicha suposición sea necesariamente, absolutamente sin valor, solamente quiere decir, que no debe darse a una suposición, el carácter de la cosa definida y definitiva. En otras palabras, “los teóricos de Dios”, léase los teólogos, deberían ser más cuidadosos a la hora de expresar sus pareceres sobre una determinada materia bíblica y dejar en claro eso mismo, que lo que están expresando es su parecer, porque si algo es cierto, es que la teología no es la palabra de Dios, la teología es lo que los teólogos piensan sobre la palabra de Dios. No obstante, los teólogos hablan muchas veces en términos tan absolutos sobre sus elucubraciones sobre Dios y son citados así mismo por quienes consumen esas elucubraciones con tal descuido en los púlpitos que el oyente poco avisado llega a no distinguir entre lo que dice la palabra de Dios y lo que la teología afirma que la palabra de Dios quiere enseñar.




LA VALIDEZ DE CIERTO GRADO DE TEORIZACION

Ahora bien, para que se vea que no estoy totalmente en contra de trabajar con cierto nivel de teorización admitiré que la teología, es un mal necesario, al cual podemos comparar a la arbitraria división de la Biblia en capítulos, versículos y sub-secciones tituladas. Es un mal necesario porque sin estas divisiones sería mucho más difícil recitar, memorizar, estudiar y citar la Biblia.  Al mismo tiempo, estas divisiones inexistentes en el texto original, hacen grande la posibilidad de romper con la estructura del discurso y provocar énfasis, distorsiones de sentido y objeto que jamás tuvieron en mente los autores originales. Pero bueno, humanamente hablando era imposible hacer lo uno sin correr el peligro de lo otro.

Del mismo modo la teología, es un tímido acercamiento de la mente humana, al borde, del borde externo del pensamiento del Omnipotente; a fin de intentar dar explicación a situaciones que no están del todo claras en la Escritura.

No se trata simplemente de una serie de comentarios sobre pasajes escogidos para el ego personal del que los escribe, la teología es más bien un esfuerzo intelectual para estructurar, sistematizar y “armonizar” las enseñanzas de la Biblia y las aparentes incongruencias que en ella se encuentran.
El problema, como ya lo hemos dicho anteriormente, es el hecho de que se procura en muchos casos dar una explicación a ultranza, desde una perspectiva que no siempre toma en cuenta ciertas barreras, ciertos límites que no se deben trasvasar, sin por lo menos dejar en claro, que lo que se expone es una simple teoría. Hay casos en la Biblia, en los que buscar una explicación a ciertos fenómenos, declaraciones o actuaciones es sin sentido, dado que probablemente el autor divino, “el revelador”, no tenía el propósito de que esa declaración, o acción se entendiera en lo inmediato.


Por lo mismo, de antemano, me tomo el tiempo necesario para dejar bien en claro, que lo que están a punto de leer, es, sin lugar a dudas, de principio a fin, una teoría teológica. Esta teoría ha sido escrita en primer lugar para mi propia auto edificación, con el fin de darme un modelo unificado, sobre una serie de temas todos relacionados, profundos, aparentemente contradictorios, decisivos y decisorios, sobre una de los asuntos más controversiales de toda la doctrina cristiana. Estoy hablando de la soberanía de Dios, la providencia divina, el decreto de Dios, la predestinación, el problema del mal.

Soy muy consciente de que, “las cosas reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para que nos vaya bien, mas las reveladas son de Jehová nuestro Dios para siempre”. Con todo, no se puede decir, que este conjunto de temas este carente de material, al contrario, la cantidad de material es bastante abundante como para juntarlo, y si al menos no se puede elaborar “una teoría” “un modelo viable de predestinación” realizar un esquema general de la manera en como Dios maneja su universo, que nos deje medianamente satisfechos a todos, es decir, hablo de una explicación más coherente y consistente con la naturaleza de Dios de las que hemos visto hasta ahora, pues los autores que tratan el tema, casi siempre, en vez de aclararlo, caen ellos mismos en contradicciones que la Biblia no tiene. De esta manera no solo, no son de ayuda, sino que empeoran la confusión.

SOBERANIA VS LIBRE ALBEDRIO
Uno de los casos que más tensión crea es el de la soberanía y presciencia de Dios, versus el libre albedrío. Ni siquiera hay la necesidad de preguntar:

¿Lo puede Dios realmente todo?
O ¿Lo sabe y predestina Dios, realmente todo?

Las respuestas no nos eluden, al contrario, nos abruman, Dios, finalmente, lo sabe y arregla todo. Lo que sí debemos preguntarnos es:

¿En qué manera es que lo arregla todo y cuáles son los alcances e implicaciones de este arreglo?
¿Es el hombre realmente libre? Si lo es;
¿En qué forma y medida lo es?

Y si no lo es, o tiene una libertad limitada;

¿En qué sentido y medida es responsable de sus acciones?

Si como el mismo apóstol Pablo argumenta:
“si nadie ha resistido jamás su voluntad, ¿Porqué pues inculpa de pecado?”.


EL PRINCIPIO DE LO QUE TIENE PRINCIPIO

Sé que este título puede parecer algo repetitivo, pero fue la mejor frase que hallé para expresar lo que sigue a continuación.
Pienso que sin lugar a dudas la mejor manera de ir formándonos una idea acertada sobre la persona de Dios, es verle en sus actos, desde que suponemos que estos iniciaron y hasta el presente.

Así pues, Dios inicia su planificada creación a sabiendas de que Luzbel —a quien también creó—  () se ha de revelar;  esto,  muchos siglos antes de que se subleve.  Él (Luzbel) ni siquiera sabe que se volverá un traidor, esta pretensión no ha subido a su mente, pues se supone que no fue creado así, aunque en palabras del apóstol Juan, uno se vería inclinado a considerar que tal vez sí, pues dice que, “el es homicida desde el *principio y no ha *permanecido en la verdad”. Jn 8:44. Pero bueno, asumamos que no lo sabía. Él no sabía lo que haría y en lo que degeneraría su accionar. En cambio Dios sí, claro que sí, todo el tiempo, en todo momento; y sin embargo, jamás, ni por asomo, se detuvo a considerar*…

“Este ángel, en el futuro intentará arrebatarme el trono: ¡Pues…  lo detendré ahora para que ni siquiera ose revelarse!....”.

 No, eso no es lo que Dios hizo. Por varias razones, siendo la más destacable de ellas el hecho de que semejante consideración implicaría, como lo veremos más adelante, el que Dios estaría adquiriendo nueva información que le provendría no de El mismo, sino externamente por la acción futura de las causas secundarias generada por sus propias criaturas, lo que, de paso, implicaría que su conocimiento está limitado, pues no sabe las cosas hasta que las criaturas que ha creado, aún en un futuro pretérito las conciben.

La idea de que Dios es, o pueda ser ajeno a alguna acción o pensamiento es completamente extraña a la Escritura. Dios lo sabe todo cabalmente, porque él fue quien creó todo, pero es importante acotar que cuando aquí digo: “ni siquiera se detuvo a considerar”… no estoy, ni por asomo sugiriendo que Dios no hizo algo que debió hacer, de hecho, si se sigue el argumento cuidadosamente, se verá que no es la intención de este autor.

Fue Dios quien vació, plasmó, y alentó desde sí mismo, de antemano, el guión de todo. Nada pues escapa ni a su conocimiento ni a su absoluto control, y no hay nada que tome a Dios por sorpresa, pues solo ocurre lo que su anticipado consejo ha planeado que suceda. Y aquí es bueno enfatizar que este conocimiento es exhaustivo y universal, incluyendo las generalidades, como las particularidades, lo infinitesimal y también lo inmensurable, lo crucial como lo aparentemente trivial.

Por lo mismo, antes bien, Dios sigue adelante con su plan. Es importante aquí reflexionar sobre el hecho de que es un plan. No es simplemente una creación que se terminó en todas sus partes, recibió un empujón y luego se dejó a su suerte, para luego aplicar un plan B cuando las cosas no salieron bien. De hecho, ni siquiera pudiéramos hablar de “salir bien o mal” sin que de paso, hubiera de por medio un plan, si desde este punto entendemos el plan, alcanzaremos la meta final de este libro, que sé desde ya que no podrá alcanzarse a cabalidad, —nadie la podrá alcanzar jamás pues solo Cristo conoce la mente del Padre— pero haremos nuestro mejor esfuerzo por llegar reverentemente hasta donde la gracia y la sabiduría de Dios, conforme a su plan, nos lo permita, es decir, al menos, al borde, del borde externo, de su revelación.

Por qué es que me detengo en lo aparentemente consabido, cuando enfatizo sobre el plan de Dios; esto es porque no concibo que el Dios omnipotente organice un plan en el cual de repente una de las criaturas, uno de los actores de la obra, se rebela, y que, de paso, la rebelión de Luzbel no fuera parte del plan, pues de otro modo, tendríamos que admitir que antes de imprimir la versión original del plan, mientras Dios “descubría” aspectos preocupantes de la trama de la novela que iba escribiendo, entonces la iba remendado a fin de que todo contribuyera al final para su propia gloria, y quizás, por eso es que la historia se ha alargado tanto, debido a que han sido tantos los remiendos que Dios “ha tenido que hacer”, que no fue sino después de muchos y agotadores eones cuando Dios pudo cuadrar bien la historia a fin de que todo estuviera digno de ser puesto en escena. Pero, por supuesto, si Dios iba “descubriendo” cosas, entonces, no las sabía antes de descubrirlas, y si no las sabía entonces no era omnisciente, y si no era omnisciente, tampoco era Dios… ¡Vaya dilema! O lo sabe todo y lo planificó absolutamente todo, lo bueno lo malo, el mal y la maldad, o no lo planificó todo, y cada criatura en si misma crea pensamientos y acciones que Dios, no conoce íntimamente, sino que, solamente sabe de antemano porque tiene la facultad de adelantarse al futuro, y por lo mismo prácticamente lo adivina o descubre, y de paso, cae en una categoría defectuosa de Dios.

Se imagina usted al Dios perfecto del que nos habla la Biblia, obrando de una forma tan inconsecuente.


EL TEMA DE LA PREDESTINACIÓN SE RECONOCE COMO UN TEMA COMPLICADO

No es mi propósito reducir esta reconocida controversia a una fantástica narración de ficción, corriendo con ello el riesgo de convertir el proceder de Dios en un tema trivial, porque sin duda, no lo es. En esto lo mejor es mantenernos humildes, pero debemos evitar a toda costa ser simplistas. Indudablemente éste es un tema difícil y las implicaciones del mismo pueden llegar a ser bastante problemáticas, no pretendo que lo aclaremos todo. De hecho, lo que intento es mostrar que el tema es bastante oscuro y que es un error tratar de aclarar hasta el más mínimo de los detalles que entraña esta divina trama; pues todas las aristas que tiene el tema deberían llevarnos a esa sana conclusión. No pretendemos desentrañar la mente de Dios, pretendemos dar una teoría explicativa que sea consecuente con las Escrituras y con lo humanamente observable acerca del proceder de Dios.


VAMOS A ESPECULAR UN POCO Y A EDIFICAR SOBRE LO QUE YA OTROS HAN ESPECULADO
Así pues, desde antes de que el tiempo fuera tiempo; Dios, piensan algunos, quiso empezar la cuestión del tema de la obediencia en sus criaturas celestiales adelantando el plan de la creación del hombre, que culminaría con la noticia de que los seres celestiales, brillantes, sabios y poderosos terminarían sirviendo y asistiendo a los seres humanos “inferiores” y como si todo esto fuera poco, los ángeles tendrían que postrarse algún día y por la eternidad ante la figura excelsa de la encarnación del hijo de Dios en forma humana. (Por supuesto que todo lo anterior es pura especulación) no niego sin embargo, que es una especulación que me atrae, porque tiene cierta “información” que nos da un motivo que agrega más razones a la rebelión del Diablo. Pero, que quede claro, esto no es más que pura novelería especulativa.

Como sabemos Satanás es uno de los seres creados más excelsos, sino el que más, y dotado de sobrada inteligencia y sabiduría. Por ello cuando interiorizamos en la insólita pretensión de éste príncipe, quien, sabiéndose un ser creado, conociendo la inmensidad de Dios, mirando que todo cuanto le rodeaba era creado igual que él, por la misma persona que lo creó a él, y que aun así se atreviera a sonsacar a otros seres creados iguales que él y procurar arrebatarle a Dios su trono. ¡Caramba! Cuando pienso en esto, busco algunas analogías o similitudes, y la verdad es que ninguna encaja a la perfección.

Tenemos por ejemplo el caso del hijo humano que se rebela contra su padre terrenal:
¿Cuáles serían las similitudes?

El hijo discrepa en algo con el Padre y se quiere liberar, desea hacer mejor lo que él considera que el padre no hace bien, como no lo puede conseguir por las buenas, intenta robar a su padre y lo logra, porque metafísicamente es posible y él lo sabe. O quizá Intenta matar a su padre y lo logra, porque metafísicamente es posible y él lo sabe, el padre es un padre recto, pero confiado, o es viejo y está debilitado, es blanco fácil.

LA SABIDURIA NO SIEMPRE INCLUYE EL BUEN JUICIO

En otras palabras, la analogía, en el caso de Satán solo alcanza para el mal deseo, para armar el plan, pero no alcanza para ejecutarlo; por ello la sabiduría, la inteligencia que la Biblia atribuye a Satanás () no encuadra en un contexto en el cual él quisiera arrebatar lo que su sapiencia, por limitada que fuera, está al tanto, le era inasible. A menos, que también tengamos que suponer que Lucifer ignoraba la altura, la anchura, la profundidad de la inmensidad de Dios, y calculara, que con cierta cantidad de ángeles dispuestos pudiera él  alcanzar su propósito, a lo cual, aun así, tendríamos necesariamente que añadir, un ocultamiento deliberado por parte de Dios de la magnitud de su poder, lo cual pudiera dar pie o inducir a que Luzbel y su séquito pensaran que podrían por el poder del número de sus seguidores destronar al Todopoderoso. Este Satanás, cuando uno lo examina con más detenimiento es un ser difícil de definir, por más sabiduría que le fue dada, más insensato terminó volviéndose, lo cual me hace pensar, que la sabiduría no incluye la prudencia y buen juicio. Lucifer, sin embargo no es el único ejemplo de este extraño fenómeno.


El rey Salomón, es dotado por Dios de una excelsa sabiduría cual ningún hombre la tuvo antes, no obstante en su vejez, parece que la sabiduría no alcanzó a su sentido común, pues se desvió de los caminos del Dios que le dio la sabiduría como ningún otro hombre en su condición lo había hecho. ().

Del mismo modo Satanás en un acto que no parece tener otra explicación que, o una irracionalidad extrema, lo cual no debería estar bajo consideración, ya que, fue creado con sabiduría extrema; ()  o bajo los mandatos de un designio supremo, imposible de refrenar; que por dicho poder superior  se obnubilara en su “sabiduría”, y así El, —y no Dios forzándole—, se reveló en contra del Soberano; por mandato incomprensible del mismo Dios, y ser así, el archienemigo del Altísimo, y el origen de los más intensos contrastes entre la bondad que la divinidad es capaz de mostrar y el mal y la maldad que pueden ser producidos a fin de que, las criaturas, puedan apreciar, de la forma  más eficaz posible la infinita y excelsa bondad que el ser supremo es capaz de obrar y que la puedan valorar y evaluar, a partir del único parámetro contra el cual se podía esta bondad y excelsa misericordia evaluar; “la lucha” encarnizada entre el bien y el mal. Así que, desde este punto de vista el mal es un instrumento en las manos de Dios, le sirve a Dios y Dios se sirve de él, es ordenado por él y controlado por él, y nada hay que salga fuera de su santo designio. ¡Alabado sea Dios! Antes que existiera Satanás, Dios no había creado los instrumentos que le sirvieran para mostrar su bondad en extremo buena, por lo mismo, Dios creó vasos de ira, a estos vasos de ira decreto tolerarlos y soportarlos con longánimo paciencia todo ello para mayor gloria suya mediante sus escogidos.

CUAL ES EL PROPOSITO

Concluyo pues, que dentro del plan excelso de Dios, Satanás no es, ni puede ser un accidente. Sostengo pues, que ciertamente El, Satanás, es infinitamente responsable de su rebelión y de su inigualable maldad, pero que, al mismo tiempo, el Dios supremo, el Dios de amor, de una forma que no nos ha sido dado entender por completo, es la inexplicable e imperceptible fuerza que motoriza toda acción que conduce al mal, del mal, con un fin puramente bueno y el mal que, en apariencia en la superficie, no tiene otro propósito que la maldad en sí misma, porque a la postre, El, que es un Dios santo, y Dios de amor y de justicia, (SU JUSTICIA, NO LA NUESTRA), encamina todas las cosas para su propia gloria y aun las más detestables cosas han sido planificadas para ser así de despreciables y mediante la denuncia y condenación de estas cosas, al final Dios  obra mediante ellas para su propia exaltación.



¡SATANAS NO PUEDE DEJAR A DIOS PLANTADO!
Sé que a muchísima gente esto puede parecerle una idea despreciable, pero, nótese que me he trasladado a los orígenes de todo, para que veamos cómo este claro propósito esta definidamente expuesto en las Escrituras desde toda la eternidad. Y es ésta disposición previa, la mejor explicación al hecho incontestable de que, Satanás, y su rumbo final,  ya están prefijados en un libro (Apocalipsis) el cual explica con lujo de detalles cuáles serán sus próximos pasos, su último proceder y destino final, y es tan claro este control; que él, (Satanás), por cuenta propia no puede zafarse de ello, pues está preso en su propia maldad, y “pudiendo” hacerle la contraria a Dios, y quizá “dañarle” los planes, (pues al menos los de su destino final los conoce, pues en Apocalipsis han sido claramente revelados) pudiera tratar de ser bueno.… ¡Quizá mucho pedir para el Diablo! o simplemente no ser tan malo, y jubilarse… Pero no puede, él va según su propia maldad y según el designio supremo han determinado. Y tan lastimero es el destino de Satanás, que al fin del principio de su eterno final, ni siquiera Dios, o quizá el Arcángel Miguel, o algún otro arcángel, o Gabriel un ángel especial es quien lo encadena, sino, un soldado raso del ejercito celestial, sin nombre ni apellido, un humilde ángel desconocido, lo apresa y lo manda al infierno a arder por los siglos de los siglos amén.

SI DESDE LA PREHISTORIA HAY PLANIFICACION DE LA MALDAD QUE ENTRAÑA EL FUTURO, NADA HAY EN EL FUTURO QUE NO SE HAYA CONTEMPLADO IGUALMENTE

Lo que quiere decir esa retahíla de palabras es esencialmente que, si el obrar de los ángeles estaba ya asignado desde antes de crearlos, con mayor razón el obrar de los hombres habría también de a estar prefijado. Partiendo de esta realidad procuraré teorizar sobre como Dios organizaría “su historia”.
    

 Dios organizó la historia que quiso escribir estableciendo, primeramenteposiblemente; las leyes de SU JUSTICIA, es decir, Dios empezó a hacer pública su “ley interna de justicia”, probablemente no completamente, sino en parte, según conviniera irla revelando para provecho de su plan secreto y beneplácito de su excelsa voluntad. Esta ley de decretos que durante la eternidad pasada y hasta ese momento “histórico” permaneció solo publicada dentro del seno de la santísima Trinidad. Es aquí en donde Dios posiblemente anunció, quizá en una asamblea en los cielos, una parte de la llamada:


“DECLARACION DE LOS DECRETOS CONTRARIOS”

A-                DECRETO DE LA CAIDA DE LUCIFER (Yo soy Jehová que formo la luz y las tinieblas)
B-                DECRETO DE LA TENTACION DE LUCIFER AL HOMBRE (y los puso en el jardín y les dijo, no comáis)
C-                DECRETO DE LA CAIDA DEL HOMBRE (el pecado produjo en mi toda codicia)
D-                DECRETO DE LA TRASMISION DE LA CULPA A TODA LA HUMANIDAD CAIDA. (por cuanto todos pecaron)
E-                 DECRETO DEL JUICIO PRELIMINAR MEDIANTE LA MUERTE FISICA (la paga del pecado es muerte)
F-                 DECRETO DEL JUICIO FINAL, MEDIANTE LA MUERTE ETERNA EN EL INFIERNO POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS. (y de la manera que está establecido para todos que mueran una sola vez y después de esto, el juicio)

Debo aclarar que no todas las citas bíblicas que estoy vertiendo para apoyar los decretos, son necesariamente las mejores, en otras palabras, se trata solo de citas que, a mi juicio expresan afinidad con el enunciado.



Esta norma jurídica celestial sería el marco legal mediante el cual Dios manejaría los asuntos de su creación, garantizando con este procedimiento de vía formal, lo que de hecho, le correspondía por derecho de creación.

Era necesario este marco legal, según mi teoría, porque no existiendo tal esquema lógico o referencial, las criaturas habrían “podido” “acusar” a Dios de ser arbitrario con ellas; pero, si en cambio, había tal marco referencial, entonces se podía afirmar que hasta Dios estaba bajo regla, y que no abusaba de su poder  infinito para lograr sus propósitos, sino que respetaba la decisión humana, en otras palabras, en un honesto y sincero ánimo de parte de Dios de guardar las formas con los seres humanos y con la creación en general, por así decirlo; El mismo estaría dispuesto a seguir gustosamente sus propias reglas auto impuestas.


Así pues, Dios estableció (decretó) en primer lugar EL PECADO, decimos que lo ordenó porque no pudo haber surgido sin su planificación; y al lado del PECADO en su decreto puso también la JUSTICIA y decidió que los seres creados tendrían la posibilidad de intentar disputarle su Señorío, y que tendrían la libertad de hacer berrinches mientras intentaban no someterse a su señorío, y decretó, que todos los actores que por alguna causa, o de alguna forma manifestaran alguna disputa contra su autoridad, ya fuera sutil u ostensible estarían bajo la peligrosa condición de desobediencia y a su vez bajo el calificativo de pecadores.


Decidió así mismo, en el ámbito de la humanidad, quiénes que a todos los colocaría bajo una desventajosa categoría de pecadores, siendo Adán y Eva los primeros en la lista y a su vez, dictaminó que derramaría su ira contra todos los caídos en esta condición, él ejercería contra tales seres la prerrogativa divina de castigarlas, y decidió además, de antemano, que, como  estarían bajo la condición de pecado, todas, excepto aquellas en quien él de pura gracia decidiera manifestar su amor, irían al lugar de castigo, a la cárcel que él también preparó para estos fines, al infierno por los siglos de los siglos.

Así que, en síntesis, tenemos al Ser Supremo que creó un universo perfecto pero con una planificada “falla” de origen con el propósito de que ese universo cayera en un caos moral, que degenerara en una serie de calamidades a todos los niveles y así poder mostrar a las criaturas que El escogió para que le admiraran, su eterno poder y deidad, (citas) y al mismo tiempo darles la oportunidad de que pudieran apreciar su infinita bondad, de la mejor forma posible en que se pudiera apreciar: experimentando las infinitas y destructivas formas de maldad, y le conocieran en todas las formas que solo, la manifestación del mal y la maldad le permitirían ser conocido, y esto es:

I-                   Primero planificando un archienemigo, un oponente, es decir, Satanás.
II-                 Segundo “dando” o permitiendo, (se los dio a sabiendas, pero no solo a sabiendas, sino con propósito definido) a Satanás poder y súbditos para que los alcances del mal y de la maldad no tuvieran precedentes:


Esto así porque debemos entender algo más, normalmente hemos sido adoctrinados con la explicación baladí de que Dios, “simplemente” creó a los seres capaces de pecar y los dejó a cada uno que haga lo que bien le parezca. Pero eso no me parece muy razonable viniendo del ser supremo. Sin ser nosotros dioses y ni por asomo perfectos, sabemos que al hacer algo como eso seremos llamados; irresponsables, verdad! O sea, que, siguiendo este argumento nuestra norma de vida vendría a ser hasta más grande y santa y de sentido común que la del mismo Dios  ¡Válgame Dios!

Pero, de ninguna  manera, Dios no hace ni podría hacer las cosas así, es una burla una subestimación de su sapiencia pensar, que Dios, a sabiendas del resultado posterior haría algo como eso y aun así quedar inocente. Pero la realidad es que Dios, PLANIFICA no se les escapa nada, ni deja nada al azar, ni deja nada a su suerte, todo obedece al plan maestro y si es así, mucho mejor es, porque significa que Dios se responsabiliza por lo que hace, aun parezca muy malo, porque, porque Dios es esencialmente bueno, y todo lo que hace, aunque no lo podamos comprender ha sido creado, planificado, para que al final produzca tanto bien como sea posible. El es un Dios responsable, no es como “la gatita de María Ramos que tira la piedra y esconde la mano”, Dios es sabio, justo misericordioso, e infinitamente inteligente, para mi es mil veces más perturbador pensar en el Dios sabio y dios de amor como un Dios irresponsable que nos quiere poner a ver blanco donde esta negro, que ver a un Dios transparente, que ha hecho todo como le ha venido en deseo sin pedirle permiso a nadie, que ejerce su soberanía, que nos dice que es bueno y que aun así hace cosas que causan mal para alcanzar sus buenos propósitos secretos.
Recordemos por último, que a Dios lo abordamos la más de las veces usando nuestra propia concepción y definición de las cosas.

¿Qué es la bondad con relación a Dios? No lo que nosotros entendemos como bondad, sino el proceder de Dios en conjunto mostrado, esa bondad en hecho, eso debe arrojar el significado de la bondad, que es la justicia, no lo que nosotros entendemos por justicia, sino lo que contrastado con los hechos en los que Dios se ha manifestado, nos muestra esa justicia y así sucesivamente.

Dándoles a El y a sus secuaces el privilegio de gozar de este “incomprensible” placer de hacer mal durante un tiempo igualmente incomprensiblemente largo, para que gocen tanto como puedan, ya que, el resultado final de sus desmandes tendría necesariamente que ajustarse a la declaración de los decretos contrarios, que como norma jurídica demandaría castigo para las sucias tareas de Satanás, así que, Satanás no es una víctima, sino que él, sus secuaces demoníacos y humanos, están ahora en su “paraíso” de maldad pero después les tocará ir al infierno a quemarse por los siglos de los siglos, esa es la otra mitad de la justicia.



Sin embargo cuando pasamos a examinar al hombre y su libertad hallamos lo siguiente: en Edén el hombre fue creado para un propósito el cual le fue claramente expresado en un mandamiento:

a-deben multiplicarse
b-deben someter la tierra y todo lo que en ella habita.
c-no deben tocar el árbol de la vida del bien y del mal.

Las dos primeras partes del mandamiento no parecen un mandamiento en sí mismo, pero sí lo son. Abstenerse de intimar con su pareja no era algo a lo que el hombre debía ni podía oponer resistencia. No se trataba pues de un consejo amistoso o de una sugerencia o un anhelo sujeto a la decisión del hombre, se trataba más bien de la respuesta ineludible a un plan maestro.

Para que veamos la implicación de obligación solo tenemos que observar lo siguiente:
El hombre fue creado por Dios capaz de reproducirse, como sabemos, la seducción, la atracción sexual forman parte del proceso reproductivo. A Adán se le hubiera hecho imposible decidir resistirse a su deseo sexual, más temprano o más tarde aun cuando hubiera querido resistirse —para lo cual no parece haber ninguna razón inteligente— habría terminado ineludiblemente uniéndose a Eva, no quizás para procrear, sino para satisfacer su deseo sexual, y de paso, una causa aparentemente secundaria hubiera traído a la realidad la causa principal, la reproducción, el mandato de Dios, se habría cumplido entonces.

Someter la tierra, por otro lado, tampoco era algo a lo que el hombre se pudiera resistir, por diseño estaba programado para ello, su cerebro vino equipado para aprender hasta el infinito, para inquirir, observar, crear y conquistar, por lo mismo, ya en la primera o quizás en la segunda generación de hombres veríamos el fenómeno de la jerarquía al que contribuiría como primer factor la longevidad, el derecho de primogenitura, el ingenio y el esfuerzo personal. Como se ve, dos aparentemente simple órdenes eran de principio imposibles de esquivar, Dios normalmente nos manda hacer lo metafísicamente estamos equipados para hacer y todo lo que a su predeterminado plan ayuda. En algunas ocasiones nos manda hacer lo imposible pero eso lo veremos más adelante.

Antes de proseguir veamos más o menos como podríamos asimilar la “organización de los decretos de Dios” usando la palabra “decreto” en este caso no significando lo que en la teología comúnmente esta apartado para este término, sino más bien referido ahora este término a la “lógica” del proceder de Dios. Si tal cosa pudriera ser posible.

LO QUE DIOS DIJO, LO QUE ESO SIGNIFICABA Y LO QUE ESO SIGNIFICA A HORA.
Dios no puede ser retado, por lo menos, no esencialmente, es importante entender aquí como uso este término debido a que la Escritura habla consistentemente de la desobediencia, de la rebeldía del hombre y responsabiliza directamente al hombre por su rebeldía y por las consecuencias en otras palabras, nada ni nadie puede hacer oposición a Dios sin que a su vez tenga consecuencias por ello. Si Dios pudiera ser esencialmente desobedecido, o si, en otras palabras, esa desobediencia pudiera dar como resultado arrebatarle a Dios algo que de antemano él no hubiera planificado ceder, de buena gana,  Dios esencialmente no pudiera ser soberano y por lo mismo no calificaría en la definición de Dios que nosotros hemos elaborado sobre él partiendo de las Escrituras.


Lo que quiero decir es que la tolerancia a la desobediencia que es capaz de alcanzar lo que la voluntad de Dios ha decidido que no se alcance, sería una muestra de debilidad por un lado, de carácter pusilánime por otro, de tendencia anárquica por otro, y de disputa del poder y la soberanía de Dios, entre muchas implicaciones todas negativas y por lo mismo, negaciones de la naturaleza perfecta de Dios. Así que las criaturas pueden intentar oponer resistencia, Pero como no son esencialmente libres, su intento tiene consecuencias: Dios las castiga. Ninguna criatura le tuerce el brazo a Dios, cada criatura tiene una cadena y solo llega en su berrinche contra el Creador hasta donde el Creador de ante mano ya estipuló que se puede llegar, hasta donde él decretó que está dispuesto a permitir el berrinche.


El hecho de que Dios pueda castigar la desobediencia es una de las mayores pruebas en contra de la “libertad” como algunos la conciben, no se puede ser libre, y a la vez carecer de capacidad. Si no puedes hacer lo que quieras sin que a su vez ello tenga consecuencias negativas, eso no se puede llamar libertad. Todavía esa cualidad fuera anarquía y libertinaje, sería la libertad del libertinaje, por supuesto que, la naturaleza benigna de Dios se explica también, por el hecho de que, sería imposible la existencia de un universo ordenado y sustentable mediante un sistema anárquico, sencillamente el azar, la anarquía y el despropósito conduce inexorablemente a la destrucción, por lo mismo la bondad es la naturaleza sustancial de Dios, el no se puede separar de ella, ni ella de él en su esencia, esta cualidad es solo de Dios. Como la sabiduría, Dios es luz, aunque la luz no es Dios, Dios es Amor aunque el amor no sea Dios.


Las criaturas no eligieron a Dios para que las gobierne, Dios no les preguntó si querían ser gobernadas, Dios, pues, ejerce su magistratura sobre sus criaturas por derecho de creación, las criaturas les pertenecen por derecho, no se pertenecen a sí mismas, son propiedad de Dios, esa es la misma razón por la cual puede haber un infierno donde Dios envía a los transgresores de su ley, porque él tiene no solo el derecho de reprobar, y de castigar, sino también el derecho de destruir si lo quisiera y el de alinear en el infierno, porque todo es suyo.

Así pues el castigo es la respuesta unilateral de Dios, operando en su soberanía, para dar una respuesta a una condición intrínseca dentro del diseño humano, el ser humano es capaz de ser contestatario, pero no es libre; puede desde su propio punto de vista, desviarse del camino que según él, es el que Dios trazó delante suyo, y de hecho lo intenta, y a sus ojos se escabulle, pero en esencia, solo hace un berrinche, porque él sigue el camino que le fue trazado de y prescrito de antemano, pero como hace una disputa pública al camino que se le traza, como desafía la autoridad máxima, es castigado, no por desviar la senda o tratar de torcerla porque esencialmente no puede torcerla, sino por manifestar públicamente su insurrección y rebeldía. En otras palabras lo único que quizá Dios no escribió fue la queja y el pensamiento rebelde, tal vez esa sola parte la dejó como la única libertad genuina de sus criaturas, y como de antemano estas manifestaciones estaban condenadas, Dios puede juzgar sin ambages al hombre que se rebela violando sus disposiciones.


Ahora bien, lo que sigue puede ser conflictivo, porque las dos anteriores partes del mandato se cumplieron porque por diseño debían ocurrir así, luego este mismo principio no debería de aplicarse a la cuestión del “árbol de la vida de la ciencia del bien y del mal” yo creo que no, pienso que sería una incoherencia total. Parte del diseño y programación original era el que el hombre comiera del árbol, el que comiera ayudaría al propósito original y redundaría en una serie de consecuencias secundarias.

A- Una de ellas en primera instancia que el hombre fuera siendo consciente de que fue creado inferior, con relación a su creador y a otras criaturas.
B- De que estaba diseñado para llegar a ser superior.
C- De que valorara en toda su plenitud los conceptos de “bueno” y “malo”
D- De que contrastara mediante la experimentación lo infinitamente excelso de la grandeza y bondad de Dios.
E- Versus la infinita maldad capaz de ser albergada en el corazón humano
F- De que experimentara y valorara en su justa medida la indescriptible sarta de miserias que resultan de un corazón que no reconoce a su hacedor

Esto es así, porque no es posible, por definición, que Dios haya de antemano diseñado un plan sucesible al “fracaso”, sin que dicho “fracaso” hubiera sido originalmente parte del plan. De otro modo tendríamos que admitir —cosa que no haremos— que hay cosas en Dios que pueden suceder fuera de su plan y planificación. Si Dios es perfecto, entonces no se puede admitir este hecho sin graves consecuencias.

Qué estamos diciendo básica y abiertamente, estamos admitiendo que Dios en su infinita bondad, sabiduría, justicia, y conforme a su plan perfecto e insondable, configuró, escribió en sus designios eternos y secretos la historia del universo conocido por nosotros, en donde hay básicamente cuatro actores o grupos de actores principales,

Dios, por supuesto, lo primero
Los ángeles de Dios, lo segundo
Los ángeles caídos, lo tercero
El hombre, lo cuarto
EL MAL Y LA MALDAD
En palabras de Francisco Lacueva,
“no todo mal es debido al pecado del hombre ni está destinado a castigar el pecado. Este asunto es mucho más complicado de lo que parece, y hay que estudiarlo con sumo cuidado”.

Aquí tenemos que hacer una necesaria matización entre el mal al cual podemos poner al lado como sinónimo el dolor, y la maldad. Parecen más bien sinónimo y de hecho la mayor parte del tiempo las usamos así, pero aquí estableceremos una conveniente distinción entre ambos términos.

En este libro Entendemos “el mal”, como aquello, que sin que necesariamente tenga un objetivo perverso, —conciencia y dirección en el que lo ejecuta— causa tal tristeza de ánimo y de espíritu en el que lo padece que no parece en la mayoría de los casos, aunque se explique con los mejores argumentos, que detrás de ello haya un bien o una razón que lo justifique, a la vez que también a veces se manifiesta con dolor físico leve en algunos e indescriptible sufrimiento corporal en otros.

Entre tanto, entendemos por maldad, y así la usaremos en este libro, aquella intención o acto que, consciente a nivel total o consciente a nivel de irresponsable irreflexión, por no hallar una mejor frase, está destinado desde el principio a causar ya sea un perjuicio leve y de consecuencias negativas limitadas, como también conscientemente a los niveles ya expuestos procura el mayor daño posible en el objeto elegido para dicho mal, a lo cual debe añadirse que quien lo perpetra siempre estará procurando satisfacer un perverso deseo interior pues obtiene gran gozo en infligir este mal sin sentido bueno que solo tiene como objeto destruir. El mal es pues un estado y la maldad es una disposición del corazón.

Dicho todo esto, podemos entonces proceder a poner algunos ejemplos.

Después que se inventaron las vacunas hemos estado acumulando en nuestros niños una gran cantidad de rencores no siempre adecuadamente expresados pues resulta que siendo que son niños, ni siquiera procuramos explicarles la razón de porque les pinchamos la piel, preferimos cuando son mas grandecitos engañarlos diciéndoles que no les va a doler, pero estamos más que claros en que les va a doler y mucho.

Pero siendo niños no han alcanzado la madurez mental como para que perdamos el tiempo tratando de explicarles algo que no parece tener otra explicación visible de que les estamos haciendo un daño y adrede. Este mismo caso aplica con el buen instructor militar, el instructor éticamente correcto y profesionalmente preparado, quien maltrata, hostiga, exaspera a sus alumnos hasta casi llevarlos al límite, porque sabe que al final, cuando estén en el campo de batalla será éste entrenamiento extremo, que les inflige mucho dolor, mucho mal, y sin embargo desprovisto de maldad, dirigido a la bondad, que tiene un propósito bueno, será a la postre, en la mayoría de los casos, lo que hará la diferencia entre los que regresan a casa y los que no vivan para contarlo.

Podría darles más ejemplos como estos, pero me parece que ya a esta altura me habrán comprado la idea. Creyendo que fue así, prosigo entonces con la otra cara de la moneda, todo lo anterior fue la explicación del mal y del dolor, el mal, desde esta perspectiva y el dolor desde esta concepción no son intrínsecamente pecaminosos siempre que estén conscientemente dirigidos a un propósito predeterminadamente bueno. De hecho, digo más, un mal, que termina en bien, si de antemano no fue planificado para tal fin, es loable, plausible y admirable, pero no tiene merito alguno para con Dios, y cae igualmente —yéndonos a la esencia de las cosas— en la categoría de la maldad, pues sería como admitir que fue simplemente una chepa. Fijémonos que esto se puede afirmar del mal y el dolor, pero jamás de la maldad, pues la maldad para que sea tal, siempre tendrá como propósito primario producir un daño que no intenta un resultado bueno finalmente.

Así que la maldad se distingue igualmente que la bondad porque tiene un propósito, ambas se valen de los elementos que sean necesarios para alcanzar sus objetivos. La maldad se vale del bien, o de lo que produce placer o algo bueno, para al final hacer sufrir lo más posible al objeto elegido, y así mismo, el bien, la bondad se vale del mal y el dolor, no así de la maldad, para lograr sus objetivos. Acerca de este delicado tema, les invito a consultar, The Problem Of The Pain, By C.S. Lewis. Hay traducción en español, por la editorial Caribe. El Problema Del Dolor.

Bien, esto explicaría la razón, inexplicable de porque Dios “permite”, en el lenguaje de los Teólogos, tanta maldad, y según mi teoría, —que no es realmente mía— esto explicaría más bien porque Dios usa tanto mal y dolor para lograr sus objetivos. Recordemos que hacer las cosas de una u otra forma es cuestión de su soberanía, no hay en Dios una sola manera de hacer algo, una misma cosa puede ser realizada de mil maneras, sin embargo, sabemos, o aceptamos según filosofan los teólogos como Francisco Lacueva,  que Dios en su conocimiento exhaustivo contempla de una sola vez todas las posibilidades de un mismo evento incluidos los futuribles *aunque sobre los futuribles hablaremos más adelante* y elige de todas las alternativas la que sin lugar a errores resultarán en lo más conveniente. Así que, si a Dios, después de haber sometido el drama humano a su exhaustiva y perfecta consideración, resolutó y decretó que la manera más conveniente de guiar al hombre a la perfección era el sufrimiento, bienvenidas sean el mal y el sufrimiento como bienvenida es la inyección que le salva la vida a nuestros niños.

Elección Predestinación Libre Albedrio y sus ineludibles derivaciones

Ahora bien ya establecimos que Dios usa el mal y el dolor, pero dijimos que no usa la maldad, o más bien, el no es el autor de la maldad, porque ciertamente puede usarla,  y de hecho, la usa para sus propósitos eternos. Luego la maldad la inventó o fue autoría de alguien más, o es el resultado no planificado pero previsto de Dios para también lograr algo bueno, o mejor dicho, es el resultado no deseado de la planificación sin que sea parte del plan. Es difícil abordar este tema sin culpar a Dios, es difícil tratar de sacar a Dios del asunto sin afectarle sus atributos, es difícil echarle toda la culpa a Satanás sin convertirlo en Dios, o en parte de Dios al mismo tiempo, o convertirlo o en victima en alguna manera. Si Satanás creó la maldad, el diablo, y así mismo los seres creados tendrían poderes creativos, es la Biblia la que afirma que Satanás fue perfecto en todos sus caminos hasta que fue hallada en él maldad. Ahora bien la Biblia en ninguna parte enseña categóricamente que Satanás fue el creador de la maldad, solo se limita a decir que en lo que a Satanás toca, que su conducta fue perfecta hasta que se detectó maldad en él. Luego el concepto “maldad” no nació con Satanás, existía antes de él.

Pero Satanás fue obviamente creado mutable, bueno todo cuanto Dios crea goza o adolece de ese atributo pues de otro modo su creación tendría atributos y esencia divina y Dios “no puede” crearse así mismo, porque es un absurdo. Recordemos que lo que en la tierra se llama o se atribuye como creación del hombre, no es creación como la Biblia define el acto de crear al que ahora nos referimos, el hombre descubre y aprende a manipular lo descubierto mediante elementos todos preexistentes, eso no es crear, Dios crea de la nada. El amor, el odio, el mal, el bien todo ello son conceptos y realidades existentes en Dios. Pues Dios es la causa primaria de todas las cosas y cuando decimos todo en este caso, realmente estamos diciendo todo. Ahora bien, vale destacar que la esencia de Dios es el amor en su más pura expresión, de su amor infinito emanan todas las demás manifestaciones, inclusive el odio, la maldad y todo lo demás.

DIOS FRENTE A LA ETICA Y A SUS ATRIBUTOS Y PERFECCIONES

LARGA DEFINICION SOBRE ALGO COMPLEJO  así como es de intrincada esta larga definición, así tendríamos que admitir, deber un exhaustiva definición de Dios, Dios es, el Ser Supremo, por lo mismo, no podríamos esperar algo diferente, así que vamos a intentar definir en pocas líneas, a resumir una definición sobre la persona de Dios. Creo que sin lugar a dudas esta es la parte a mí entender que siempre nos esquiva, queremos conservar la libertad del hombre pero sin comprometer la soberanía de Dios, queremos que Dios mantenga su justicia y que al mismo tiempo sea el regente de la historia y que tenga control de ella, pero sin vulnerar la libertad humana.

La realidad es que eso es exactamente lo que Dios hace, el problema es que la Biblia no nos explica cómo. Y la manera en que aparece la doctrina expresada crea a mi modo de ver más que una simple tensión, crea una verdadera contradicción, por eso trabajamos en este ensayo, porque somos signatarios de la analogía de la fe en todas sus partes y del buen ejercicio hermenéutico así como de la doctrina de la inerrancia de las Escrituras.

Dicho esto, pasamos e examinar el asunto. Viene a ser pues que Dios es la causa primera de todas las cosas, Dios provee a las criaturas así como a la creación toda la energía vital que permite y determina que las cosas subsistan y El es la razón de ser y el ser mismo de todo lo creado, manteniendo a su vez la cualidad de estar distintivo de lo que crea, no mezclado, y sin embargo estando presente en cada átomo de su creación. En razón de su infinita perfección y de su simpleza, como define Lacueva esta perfección, Dios está completo a todos los niveles, nada le falta y nada le puede ser añadido, en razón de su eternidad, ninguna cosa le es extraña o ajena y por lo misma perfección posee un conocimiento exhaustivo de cada detalle de la historia de la cual dispone y controla sin que ella lo absorba a Él, pues El es atemporal pero tiene dominio absoluto sobre el tiempo. Debido a su omnisciencia, y omnipresencia así como su simultaneidad Dios es capaz en todo momento concebible de conocer exhaustivamente todas las cosas íntimamente de tal forma que nada escapa a su infinito conocimiento. Nada pues, toma a Dios por sorpresa.

Dicho todo lo anterior,  —que era necesario para que recordando la amplitud y el alcance de los atributos divinos, entendamos a que nos estamos enfrentando—. Pienso que hay más de una manera de ver este asunto. En primer lugar, que Dios sepa todas las cosas que pudieran ocurrir por mera intuición.

Diccionario de la Real Academia de La lengua Española.
§  deducción.
§  (Del lat. deductĭo, -ōnis).
§  f. Acción y efecto de deducir.
§  f. derivación ( acción de sacar o separar una parte).
§  f. Fil. Método por el cual se procede lógicamente de lo universal a lo particular.
§  percepción.
§  (Del lat. perceptĭo, -ōnis).
§  f. Acción y efecto de percibir.
§  f. Sensación interior que resulta de una impresión material hecha en nuestros sentidos.
§  f. Conocimiento, idea.
§  ~ extrasensoria, o ~ extrasensorial.
§  f. percepción de fenómenos sin mediación normal de los sentidos, comprobada al parecer estadísticamente.
“(Del lat. mediev. intuitĭo, -ōnis).
§  f. Facultad de comprender las cosas instantáneamente, sin necesidad de razonamiento.
§  f. Resultado de intuir.
§  f. Fil. Percepción íntima e instantánea de una idea o una verdad que aparece como evidente a quien la tiene”.


O sea, que, informado íntegramente de cada una de las variables que pudieran intervenir en un determinado acto y conteste de todos los posibles escenarios y motivaciones con que  se pudiera desarrollar una determinada cosa o acción, Dios puede formarse una idea perfecta de algo que no ha ocurrido pero que por su inteligencia infinita puede prever como posible y hablar sobre dicha cosa o evento con la mayor precisión. Eso será algo así como un enorme ordenador capaz de predecir, en base a información previa, las condiciones del tiempo, se trata de un conocimiento basado en la ventaja inimitable e inigualable que le da su sabiduría e inteligencia.


Pero eso solo nos deja con un Dios que para todos los fines en realidad no sabe íntimamente nada, hasta tanto no se ha provisto así mismo de información foránea, el material de su conocimiento no le viene de sí mismo, sino que lo adquiere, luego si Dios adquiere información de las cosas que él mismo crea, deja de ser esencialmente simple y por lo mismo deja de ser Dios, según la definición que más arriba hemos ofrecido.


La otra cosa es que Dios sabe todo lo que ha concebido, es decir, antes de haber decidido el acto creador, Dios no sabía que crearía algo. Pero eso sería una admisión de que Dios está adquiriendo conocimiento, implicaría además que Dios se está expandiendo que Dios está creciendo, por lo tanto indicaría que Dios no está completo y por lo mismo Dios dejaría de ser perfecto.


Lo que sigue es que Dios eternamente se está comunicando así mismo se ha conocido así mismo infinitamente de tal manera que todos sus pensamientos que son pura energía creativa están siempre frente a sí mismo no de forma caótica sino mediante una perfecta armonía basada en la eterna comunicación que hay en las personas de la deidad. De este modo Dios ha visto ya todas las cosas ir y venir delante de Si.

 

AHORA BIEN, EN QUE FORMA DEBEMOS ENTENDER LA SORPRESA
PUES PREVER Y PREORDENAR SON COSAS DISTINTAS
EL PROBLEMA DE LA PRESCIENCIA SIN PRERDESTINACION

Si la omnisciencia de Dios, solamente significara que Dios sabe todo lo que al presente existe y que es conocible, no sería mucho problema aceptar la presciencia de Dios como sinónimo valido para la predestinación. Pero, resulta que no es así. Dios sabe, no solo todo cuanto ha pasado, sino que también sabe todo cuanto ha de pasar y sabe también, según afirma la Biblia aun lo que podría haber pasado de haberlo El permitido.

Ahora bien, no tenemos conflicto alguno con el conocimiento de lo pasado. Los hombres hemos podido almacenar gran cantidad de información sobre el pasado sin ningún problema, siendo pues el hombre creación de Dios, es de esperarse que Dios tenga un “cerebro” muchísimo más potente, —usé este antropomorfismo para hacerme entender—, el mismo razonamiento aplicaría para que pueda tener conocimiento de todo lo conocible en el presente. Pero cuando hablamos del futuro ya pasamos a otro campo.

La única manera de saber lo ha de pasar es que ya haya pasado, es sencillamente un absurdo que alguien pueda decir lo que va a ocurrir incluidas las caídas de las hojas de los árboles en el evento, sin que necesariamente el evento haya tenido lugar previamente. Primeramente porque Dios no depende de su imaginación para obrar, es más, Dios no tiene tal cosa como la imaginación, la imaginación es un asunto intrínseco de los hombres, en cambio los pensamientos de Dios, son todos realidades, realidades estas que ocurren indefectiblemente en un plano inmaterial y más adelante tienen evento en el mundo físico, no todos sus pensamientos, sino, solo aquellos que Él en su soberanía escogió de antemano como dignos de tener ocurrencia. Según mi humilde parecer, lo que Dios anunció como posible, no es más que un fragmento de historia no prescrita, por tanto no vivida y desechada entre infinitas opciones por la mente exhaustiva de Dios, del cual en el cielo, hay registro, pero que se decidió que no ocurriera. En esta categoría caerían los futuribles, como cuando David pregunta a Jehová si los habitantes de Keila le entregarían a Saúl si se quedaba en la ciudad, y Jehová le responde: “Ciertamente te entregarán”.

Por supuesto que mi tesis suscita muchas interrogantes, y además muchos odios y decepciones. Porque si Dios sabe todo, solo porque lo vio todo antes de que ocurriera, ¿cómo todavía podemos hablar de la omnisciencia en la manera en como la entendemos? A esto debemos responder que lo primero que hay que hacer es ir a la Escritura e investigar que enseña la Escritura sobre la omnisciencia de Dios, para ver qué diferencia hay entre lo que los teólogos dicen sobre su omnisciencia y lo que El mismo dice sobre ella.

Puede acaso alguna criatura pensar y lograr que sus pensamientos sean realidad a algún nivel inmediato, es decir, que sus pensamientos cobren vida, la respuesta es No.

Puede alguna criatura acumular infinidad de información sobre toda clase de eventos y organizar esa información infinita para orquestar un plan coherente y viable, la respuesta es, No puede.

¿En qué sentido quedaría Dios disminuido si su omnisciencia solo significara pre-conocimiento?, desde esta perspectiva, la palabra presciencia adquiere entonces otra connotación, sobre todo para quienes disputan la elección y la predestinación.

Como sabemos, los arminianos sostienen que siendo Dios omnisciente vio de antemano lo que habría de ocurrir con la humanidad en cuanto a aceptar o rechazar a Cristo. Por otro lado los calvinistas sostienen que Dios de antemano decidió quienes habían de salvarse y a los demás los dejó en su anterior estado de pecado, así lo cree una parte de los calvinistas, y que los predestinó al infierno cree otra parte de ellos.

Nosotros sostenemos que lo que los arminianos llaman “ver de antemano” en realidad lo que quiere decir es que Dios, lo adivinó o lo supuso de antemano, —no quiero decir que los arminianos crean en la adivinación, lo que sostengo es que ese modo de pensar sobre el acto de Dios en realidad termina siendo aquello— lo cual es completamente absurdo. Por otro lado si Dios simplemente vio de antemano y se limitó a salvar a los que habían decidido salvarse de antemano, la palabra elección pierde todo significado, o sea, ¡Dios eligió a los que eligieron salvarse! Algo completamente inconsecuente.

Pero lo que dice Efesios, en cambio, es revelador, expresa que a los que antes preconoció, a estos también llamó y que además los predestinó, a este fin, no puede ser más pertinente el comentario del Dr. Eveis L. Carballosa, en el sentido de que el griego refleja claramente el que Dios tuvo una relación de conocimiento estrecho en la eternidad pasada y que a cada uno de los elegidos los conoció de antemano y le plugo salvarles haciendo lo necesario para que así ocurriera en la historia de la humanidad.

Yo sé bien, que tanto Agustín, como muchos otros pensadores e inclusive sectas demoníacas tienen conceptos muy parecidos a este, es cierto, hay que admitirlo, pero no olvidemos que hay muchísimas cosas que otros falsos profetas han ligado con la verdad sin que ello signifique que la verdad deje de ser correcta. Lo que hay que hacer cuidadosamente es separar la paja del trigo, aunque estamos advertidos y persuadidos  de que desafortunadamente el hombre no es muy hábil en ello.

A pesar de todo, es importante reflexionar sobre lo que ya he dicho, Dios no es adivino, ni supone cosas que ocurren, eso sí que sería rebajar a Dios, Dios, en cambio conoce íntimamente y exhaustivamente cada episodio del universo habiendo realmente ocurrido dentro de sí, y habiendo El decidido cuál tendrá y cuál no tendrá ocurrencia según su infinita voluntad.

DE LA SORPRESA EN DIOS

Ahora bien, esta parte de mi tesis nos lleva al otro problema, dicho problema es el factor sorpresa, dicho factor se supone que no tiene ocurrencia en Dios, nada ni nadie en el universo hace ninguna cosa sin que de antemano El sepa que habría de ocurrir. Pero, si como hemos dicho anteriormente Dios hace que sus pensamientos ocurran indefectiblemente y más adelante edita, no daría esto la impresión, de que lo ve antes, para saberse la novela, o en otras palabras, quiere saberse la novela porque no se la sabe. Y es después de aprendérsela que decide cuales capítulos y escenas dejar y cuales cortar, para que luego el producto final refleje su voluntad, y por supuesto, gozar así de conocer cada detalle de la historia y poder dar así a sus siervos los profetas ese pre conocimiento extraordinario de lo que ha de acontecer, habiendo El, por su infinito poder tenido la oportunidad de sondearlo todo de ante mano. Admitimos que así, podría ser.

Esa manera de abordar el asunto reivindica la posición de los arminianos respecto del libre albedrío. En una situación como la antes planteada, las criaturas tienen hasta cierto punto un libre albedrío, tienen un libre pensamiento, solo que esa libertad solo llega hasta donde el editor la permite.

Lo malo del asunto es que Dios realmente no tiene un conocimiento calificable de infinito o insondable, toda vez que lo que hacen o puedan pensar las criaturas está fuera del conocimiento del creador de forma primaria, y El solo sabe todo cuanto pueden pensar las criaturas y cómo van a reaccionar después de haber editado la película.

Sinceramente creer que Dios es omnisciente, creer que Dios elige según este principio es cosa tan absurda e indigna de Dios, que llego a pensar que la única razón para ser arminiano es la falta de razonamiento.

La otra alternativa que es la que los arminianos y todos los que no son calvinistas detestan, es sin embargo la que parece que mejor encaja, humanamente hablando debo admitir por mi humana ignorancia que tampoco es agradable pensar en esta forma.

Pero bien, aquí vamos, la otra manera de ver la omnisciencia y presciencia de Dios, es verlo como un escritor. Un escritor prolífico y organizado con una cualidad única, todo lo que escribe se hace realidad, porque lo que va escribiendo es su buen plan maestro, el plan no estaba preescrito, antes de haber decidido escribirlo, todo es pues antes y después de haber decidido escribir, en el mismo acto de escritura el escritor contempló todas las posibilidades en cómo podía ser su plan mucho más excelente para su gloria, pero lo que al final plasmó con su pluma es lo que eligió como más conveniente para el propósito de su obra, todo lo que sale de su pluma ya está completo en sí mismo, es decir, en su cuaderno no hay borrones, lo que de su pluma sale es perfecto en todo sentido y lo que ocurre bueno o malo, contribuye a su plan perfecto, así pues Satanás, su rebelión, el hombre, su caída, Cristo, su obra redentora, el infierno y el cielo todo estaba de antemano preescrito para que ocurriera todo tal cual El lo había dispuesto.

Increíblemente esta es la doctrina que encaja perfectamente con la soberanía de Dios, todo lo demás entra dentro de ese esfuerzo inútil, condescendiente y absurdo de tratar de defender a Dios, si él es soberano, creámosle que lo es, si él dice que es bueno creámosle que lo es, si él escribió la página del pecado, creamos según la analogía de la fe, que lo hizo para su propia gloria y que todo coopera para esa gloria, si él dice que no es autor de la maldad, creámosle, porque él no es autor de la maldad, sino del mal, la esencia de Dios es la bondad infinita, pero, obviamente después de haber examinado todas las infinitas alternativas posibles el sabio Dios decidió que una historia con mal y maldad y que era lo más conveniente a su propia gloria y lo más apropiado para la exaltación de su infinita bondad.

Toda queja contra este sistema tiene su origen simplemente en haber conceptualizado la libertad desde una perspectiva puramente humana y no desde una perspectiva bíblica. Toda rebeldía contra este planteamiento tiene a mi juicio su origen en el problema de ubicar al hombre en el centro del drama de la novela donde Dios es el autor, yo pienso que eso es humanismo de la peor calaña… en Génesis no dice: “en el principio creó el Hombre los cielos y la tierra”, tampoco dice: “en el principio creó el Hombre a Dios, ni siquiera dice: “en el principio Creó Dios al hombre. ¡No! el hombre es parte de una obra donde Dios es el protagonista, el guionista, el director y el que se lleva todos los créditos, lo que dice pues es: “en el principio creó Dios los cielos y la tierra” con todas las cosas que en ellos hay (créame que hay muchas cosas en esas dos esferas) no todo es hombre, el hombre es parte del todo, para que Dios sea todo en todos.

Por tanto mucho yerran quienes creen que le hacen a Dios un favor “defendiéndolo” de sus declaraciones más enfáticas, como si se tratase de un presidente terrenal que dice algunas sandeces y luego sus funcionarios tiene que salirle al frente a sus declaraciones para decir que donde dije “digo”, dije “Diego”.

Así pues, Dios sabía que pecarían, pero digo más, Dios planificó la caída, porque todo ello al final coadyuvaba al plan principal. Dios no es reo de su propio infierno por ello, primero porque El es soberano, segundo, porque “quién ha resistido jamás su voluntad” tercero porque su plan es perfecto y nada escapa a su planificación, de este modo Dios no planificó el pecado como una causa primaria sino como un consecuencia directa de la causa primaria. Dios mandó al hombre no comer, a sabiendas de que dicho mandato era el detonante, para que comieran, no es cierto que si no comían sucedería algo más, eso es una falacia, y una incoherencia total, Dios no tiene un plan B debajo de la manga.

Por diseño el hombre estaba inclinado a comer del árbol, sin que comerlo implicara en este caso pecar (me explico) no estoy diciendo o negando lo innegable, que el hombre al violar el mandato de Dios haya pecado, no jamás de los jamases, lo que digo es que, la comezón por saber y conocer el bien y el mal y más allá, eran parte intrínseca del diseño humano, no así quizá, la prudencia, la continencia, y otras cualidades que le vinieron después de aprender por experimentación la imprudencia y la incontinencia.

Dios dijo que no coman, sabiendo que comerían, y habiendo planificado que lo hicieran, y cuando lo hicieron no es que lo haya descubierto, es simplemente que el plan prosiguió, tal como había sido planeado.

No hay pecado en decirle a alguien que no haga algo, que de todos modos sabemos que lo hará, no hay nada de malo en advertir a alguien que no haga algo porque tendrá consecuencias que nosotros anticipamos a crear a fin de lograr un propósito definido. Los mandamientos adquieren magnitud dependiendo de quién los establece.

Solo establece mandamientos quien tiene fuerza para hacerlos cumplir mediante la coerción, un mandamiento sin poder coercitivo, se convierte en una mera declaración de intenciones. Es bien sabido que Dios había demostrado al hombre hasta cierto punto que tenia poder. Se había presentado ante él como su creador. Cuando el hombre abrió los ojos por primera vez no sabemos qué fue lo primero que vio o a quien vio, quizá estaba junto a si el Ángel de Jehová. O tal vez, simplemente escuchó la voz de Dios después de un rato. Lo cierto es que esa voz hablaba de todo lo que rodeaba al hombre como suyo, y dado que todo era de su propiedad y creación suya, tenía el poder y el derecho para delegar autoridad sobre todo lo creado.

En el hebreo bíblico nombrar además de simplemente poner un nombre tiene una implicación de propiedad y de pertenencia. “He aquí llamó Dios a lo seco tierra y a la reunión de las aguas mares” Dios llama a las cosas por nombre como él quiere porque les pertenecen. Como una forma de mostrar al hombre que Dios realmente está delegando autoridad sobre él le da la potestad de ponerle nombre a los animales, Dios reservó parte del evento post creación para el hombre; nombró todas las cosas en términos generales, pero un acercamiento más particular lo dejó en manos del hombre.

La relación que Dios mantenía con el hombre era armoniosa, aparentemente nada ocurría que rompiera la calma y el equilibrio reinantes en el Jardín del Edén. Los roles parecían estar claros:

Dios era alguien diferente de todo lo conocido, no tenía cuerpo, no era visible, pero era una realidad presencial. De una u otra forma la voz de Dios llenaba la ausencia de un cuerpo visible.
Dios tenía poder, siempre se presentaba así mismo como el propietario.
Dios era feliz, no parecía necesitar nada, lo sabía todo y hacía todo cuanto quería.
Dios por lo mismo era dueño, establecía reglas y anunciaba castigos.

Pero hasta ese momento no había incursionado ningún tipo de actividad violenta en el entorno; entonces el hombre ignoraba la ira de Dios, aunque conocía el termino castigo, pero solo en términos teóricos. Dios hasta ese entonces no había probado que era capaz de hacer cumplir sus demandas. Por lo tanto, el hombre podía verse tentado a desafiarle. Pero Dios no ha tenido ocasión de mostrar su poder persuasivo y correctivo aunque sabe que muy pronto lo hará. El hombre, por su parte, no ha despertado a la realidad de que puede intentar cuestionar a quien se presenta ante sí como superior y desafiarlo. Y no ha despertado a dicha realidad porque no ha habido en la necesidad hasta el momento. El hombre es feliz con lo que ve, con lo que oye, con lo que tiene, y con lo que da, y la palabra necesidad no existe para él, pues en este momento histórico realmente no le falta nada.

Hasta que otra voz, pero con cuerpo, llama su atención procurando desacreditar a la primera voz, esa primera voz que hasta aquel momento era la única voz, aquella voz, que, hasta aquel entonces había sido suficiente para proporcionarle toda clase de bienes todos palpables; pero que por su puesto, a cambio ejercía supremacía mediante la coerción de: “mira, si haces esto luego te pasa esto”

Así que la segunda voz, la de Satanás, procura desacreditar la voz de Jehová. Así que el hombre ha sido advertido de que la primera voz no le ha dicho todo, de que pudiendo darle más cosas las retiene caprichosamente y de que teme perder su supremacía si ellos descubren la clave del poder que se halla en precisamente aquello que se les ha prohibido tocar.

Aquel fruto, bonito o feo, grande o pequeño, rojo o blanco, estaba en el contrato desde el principio; pero de buenas a primeras una de las partes ha decidido quebrar el contrato unilateralmente, sin previo aviso, sin mesa de discusión y de manera alevosa.

Una de las cláusulas del contrato, establecía en su párrafo dos b, que la muerte, una situación del todo desconocida para el hombre, tendría lugar el día que hubiera una violación al contrato, decimos desconocida, a menos que se admita que, la muerte tenia manifestación en alguna forma en el Huerto del Edén. El hombre sabia en teoría que era la muerte, pero no lo había experimentado, sabia también en teoría que era el castigo, pero no lo había vivido, conocía el amor y lo bueno, pero no había visto jamás la maldad, así que no tenía plena conciencia de lo que tenía entre manos, no tenía un paralelo eficaz con el cual comparar y contrastar su inmensa felicidad a fin de que la supravalorara. Lo único que conocía hasta entonces era la obediencia y sus resultados. Así que un día el hombre decidió violar el contrato, se vistió de boy scout y se aventuró a la mar, aunque no esperando encontrar lo que halló.

Buscaba saber lo que la primera voz, la voz de Jehová había rehusado decirle, esperaba tal vez adquirir poder y quizá encontrase con Dios en aquella esquina inmaterial en la que se ocultaba y silbarle, “hey tú Jehová, no me querías decir el secreto, pero, no importa, mi amigo Satanás me dijo todo” ¡Cómo te quedo el ojo!”

Pero aunque su piel se veía exactamente igual que antes de comer el fruto y el aire en la piel no se sentía diferente un extraño sentimiento jamás experimentado antes empezó a bombardear su mente. Era la culpa. Ese sentimiento comenzó más o menos cuando la conversación iba por: “no es cierto, de todos los árboles podemos comer, menos del árbol de la ciencia del bien y el mal, porque Dios nos ha advertido que moriremos si lo hacemos.”

El asunto empeoró cuando sabe Dios usando que artimaña la mujer convenció a su marido para que también participara, y se terminó de desmoronar, cuando los armoniosos sonidos del Huerto y el dulce trinar de las aves tornaron en ruidos espantosos porque la mente ya estaba predispuesta al mal, cada eco era la presencia de Dios, la primera voz, pues la segunda voz hacía rato ya no se oía, por más que llamaron al Diablo para que les respondiera por haberlos estafado, por más que le dieron voces, la segunda voz no respondió; y no podía ser de otro modo, la segunda voz estaba en el cielo, llevando un recado ante la primera voz:
¡Mira lo que le hice al rey de la tierra, le arrebaté su corona, ahora yo soy el príncipe! ¡Lo ves, te dije que gobernaría de cualquier forma!

Es entonces cuando Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, las tres voces omnipotentes, que forman la única e inconfundible voz que inspira reverencia y respeto conforme al plan preestablecido actúan para adoctrinar al hombre sobre el fundamento del poder de Dios. Hasta ahora el hombre no sabía si Dios, era el único Dios, o si era el único poderoso, o si simplemente era medio poderoso, o poderosito, ahora el hombre iba a aprender por experimentación que cuando Dios dice: NO HAGAS, no solo expresa un deseo, sino que también está dando una orden, y que cuando Dios dice: “si no haces esto te pasa esto” es porque de cierto tiene con qué responderle a los pretendidos desafíos, porque para él no hay tales.

Crear de la nada solo viene de Dios, hasta donde sabemos. Si el diablo inventó o creó la maldad o es Dios o debemos admitir, sin rebajar a Dios, que Dios dotó a las criaturas con cierto nivel y capacidad de creación de tal manera que su carácter de exclusividad como soberano de todas las cosas no queda afectada.

Por tanto, vista la complejidad del asunto vemos que la única vía de, siquiera, tener un pequeño acercamiento a esta cuestión será filosofar un poco sobre los alcances de la creación de las criaturas. Como Dios es infinito en poder y sabiduría, podríamos argumentar que sabe bien como creó tanto a hombres como ángeles. Los ángeles, sabemos, no tienen un cuerpo que los limite más allá de las restricciones propias de un ser inferior a su creador. El mundo físico y sus limitaciones, así como las reacciones medioambientales, fisiológicas y meteorológicas que inciden en menor o mayor grado en la psiquis del hombre y en el desenvolvimiento de la vida humana, estas no tienen ninguna incidencia en la existencia de ellos. No obstante los ángeles son seres dotados de emociones y sentimientos a una escala que solo podemos imaginar, aunque lo que si fuera de toda duda es que la codicia, el orgullo y hasta la lascivia pueden tener cabida dentro de un ser angelical.
Continuará.